La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. -Aristóteles.